Entrada destacada

Holding Candle = Sujetavelas

Resulta que buscando en el Urban dictionary existe el término literal de sujetavelas: Holding candles; con el mismo significado: "pers...

lunes, 11 de abril de 2011

El totalitarismo del miedo

Esta entrada va dedicada única y enteramente a los miedos absurdos de los seres humanos. Miedos que no entiendo y en parte porque tienen que ver con el tortuoso mundo de las relaciones interpersonales. Las cosas vistas desde fuera resultan muy sencillas y claras: si alguien te dice que no, está en su derecho y tu sigues adelante. Simple y fácil. Pero no, la gente se lía y se amarga por una potente imaginación que no tiene base lógica alguna.

Por ejemplo, una conocida del trabajo. Hace algún tiempo, cuando trabajaba con más gente y que gracias a los cielos ya no es necesario, tuve que aguantar los lloriqueos insulsos de un supuesto desamor. El tema surgía porque había conocido a cierto chico en una fiesta, el cual no llamó mucho la atención de ella pero algo le debió entrar por la retina para que se acordara de él. El caso es que seguían en contacto a través de las tan afamadas redes sociales de forma casual. Así pasaron unos cuantos meses hasta que un día la chica se dio cuenta de que esperaba con impaciencia sus mensajes y sus comentarios. Y entonces es cuando llegaron los miedos y el "y si ..." Dios bendito, lo que daría por eliminar los condicionales del lenguaje humano. ¡Cuánto mal!

Cómo podéis imaginar el resto era una perorata que giraba entorno a lo mismo: la inseguridad, la baja autoestima y el miedo atroz a una negativa. Mi cara en esos momentos podría definirse con el siguiente emoticono:

Y es que sabiendo de mi fama de "borde" no se que se esperaba que la contestara o tan siquiera que la consolara ¡¡cómo!! yo consolando a alguien ... sin comentarios.

Así que a pesar de ello y como ese día me sentía magnánima la deje que terminara su "periplo amoroso" y sus interminables dudas más propio de una quinceañera: "¿le gustaré?, ¿debo decirselo?, ¿y si me dice que no?" Al terminar su charleta le contesté a cada una de las preguntas que mencionó:
1. Si no preguntas no sabrás si le gustas
2. Díselo, por el bien de la humanidad y de mi dolor de cabeza
3. Te aguantas y sigues haciendo tu vida

Y por último y de regalo: "Si hay algún hombre que te pueda soportar probablemente sea sordo"

A los dos días me enteré que después de haber quedado con el susodicho y confesarle su amor el chico era gay. No pude más que soltar una carcajada y soltar "ironías del destino" La realidad supera siempre la ficción.

Aún así me dio por pensar en la cantidad de cosas que la gente pierde por el camino por culpa de esos miedos e inseguridades que tanto les afectan. Al fin y al cabo es otro ser humano hecho de carne y hueso con las mismas pamplinas mentales. Excepto yo y unos pocos elegidos que estamos por encima de las burdas vanalidades de las relaciones íntimas y amorosas.

3 comentarios:

  1. La imaginación puede ser muy traicionera, y tus consejos muy útiles. Cuando tenga algún problema acudiré a ti para pedirte consejo. Saludos.
    http://bartwritesit.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  2. Jajajaja dios! BArt, tu que haces por aqui!

    Ayyy Cruella no tienes remedio!

    ResponderEliminar
  3. Todos sois bienvenidos, eso si, a mi manera =)

    ResponderEliminar